CUATRO TRES DOS UNO, TRES DOS UNO, DOS UNO, UNO

Hemos llegado a la orilla, después de remar durante meses, en unas horas llegamos a puerto, a buen puerto.
Todo este tiempo hemos tenido dudas, muchas. Pero siempre había alguien a nuestro lado diciendo, tu puedes. Y hemos podido. 

De eso trata la obra que estrenamos mañana en el Salón de Actos de la cárcel, la amistad, Cuatro historias de amistad, distintos puntos de vista para tratar algo tan grande y tan imprescindible con la amistad.
 Hay quienes afirman que  la palabra amistad viene del latín amicus (“amigo”), que a su vez derivó de amore (“amar”). Amar a otro.

Representamos para el mejor público que nunca nadie vaya a tener en un estreno jamás, nuestras familias y amigos. Esos que a pesar de todo, siguen ahí. Nadie dijo que fuera fácil. Ni para ellos ni para nosotros pero sobre todo para ellos. 

Tras este tiempo trabajando codo con codo con nuestros compañeros de módulo hemos aprendido que el trabajo en equipo es una energía que nada ni nadie puede debilitar, que cuando uno está sin fuerzas viene un compañero y te ayuda, que todo lo que se aprende con el corazón, queda en el corazón para siempre. 

Caminamos, despacio pero caminamos. Remamos. Rememos. LUKA-LUKA.






Comentarios

Entradas populares