CRECEMOS COMO NUESTRAS PLANTAS


En estos días hemos reflexionado sobre la importancia del cuidado, de cuidar y de cuidarnos. Hay elementos fundamentales a la hora de desarrollar cualquier tarea que te propongas: tiempo, dedicación, rutinas, dificultades, soluciones, evolución, crecimiento...

Todo esto lo tenemos presente cada vez que nos embarcamos en una nueva idea, en un nuevo destino. Pero somos muy conscientes de que todas las tareas que desarrollamos en las que hay implicación emocional, funcionan mucho mejor.

Dicen los científicos a través de estudios que han desarrollado, que el cerebro aprende mucho más y mejor cuando hay emociones de por medio. Por eso, creemos que en nuestro cuidado diario del módulo, de atención a nuestros colegas y de las nuevas plantas de tomates que hemos decidido sembrar, tiene que existir un elemento fundamental para que todo fluya: EL AMOR.

Y claro que no es fácil, no somos budistas ni pretendemos serlo. El odio, la ira, el resentimiento, el miedo...también están ahí, son la otra cara de la moneda. A veces no hay elección porque cuando tiraste la moneda al aire , nadie te advirtió y tu no lo viste. Pero ahí estamos APRENDIENDO, que viene del latín AD (hacia) PREHENDERE (asir, agarrar) .

Ojalá un día lo agarremos y lo incorporemos a nosotros, como el niño que aprende a andar o el pájaro que aprende a volar....

Comentarios

Entradas populares